Category: Mariología

TONANTZIN-GUADALUPE, MÁS ALLÁ DEL SENTIMIENTO RELIGIOSO

México es un crisol de costumbres e ideologías. Debido a la gran cantidad de culturas, etnias y sociedades que han compartido el territorio nacional, nuestro país siempre ha estado colmado por diferentes creencias que han chocado y se han entremezclado entre sí. Santos, mártires e incluso la madre misma de Cristo, están permeados por las tradiciones y simbología de las religiones prehispánicas. Y es aquí donde la veneración a Tonantzin-Guadalupe adquiere relevancia.

Diez años después de la Conquista de México, los relatos sobre la aparición de la Virgen de Guadalupe comenzaron a circular. No obstante, el culto guadalupano posee dos principales antecedentes: la adoración prehispánica a Tonantzin y la Virgen de Guadalupe de España.

Antes de las Conquista, donde hoy se encuentra el recinto dedicado a la Virgen de Guadalupe, al norte de la Ciudad de México, existía un altar donde se adoraba a la diosa Tonantzin, cuyo nombre en náhuatl significa ‘nuestra madre venerada’. Para los mexicas, esta deidad era la madre de todo lo que existe y protectora de todos los hombres. Sin embargo, al cabo de la Conquista española, los evangelizadores erigieron una ermita en 1528, con la finalidad de aprovechar los cimientos ideológicos ya existentes y contrarrestar la adoración a Tonantzin.

 Fue en este mismo lugar donde los frailes colocaron una virgen representada como una estatuilla, exactamente igual a la española que se encontró a orillas del río Guadalupe, y que se veneraba desde principios del siglo XVI en su santuario cerca de Cáceres en la región de Extremadura, España.

Esta escultura con el tiempo fue sustituida por la pintura que todos conocemos y que se encuentra impresa en un lienzo. Uno de los historiadores contemporáneos más famosos, Miguel León Portilla, sostenía que hay una relación entre la Virgen de Guadalupe y Tonantzin, que aprovecharon los evangelizadores para favorecer la conquista de la entonces Nueva España.

Desde aquella conquista, el pueblo de México adoptó a la Virgen de Guadalupe como su madre protectora. Se trata pues, de un profundo sentimiento religioso y social que a casi 500 años –y probablemente más–, continúa llevando a millones de personas a la Basílica del Tepeyac a pedirle favores, con lo cual, se enfatiza la trascendencia de Tonantzin Guadalupe como madre de la evangelización, más allá de la institución eclesial y de los planes de conquista espiritual de los eurocristianos.

Puedes comprar este título de Benito Balam aquí.

Category: Discernimiento Espiritual

Sintonía con el Espíritu. El camino del discernimiento espiritual.

Se dice que las personas no somos producto de las circunstancias, sino de las decisiones que tomamos. El mundo actual nos ofrece miles de opciones y de oportunidades, como por ejemplo, infinidad de marcas de leche en el supermercado, una gran diversidad de teléfonos celulares o ropa que se adapta a nuestros gustos y necesidades.

Todos los días elegimos y tomamos decisiones, para bien o para mal, y en el plano espiritual esto no es tan diferente cuando necesitamos encontrar la voluntad de Dios.

Y es que, ¿quién no necesita un poco de discernimiento en su vida espiritual ? En ocasiones necesitamos la ayuda de Dios para identificar la verdad y la realidad de lo que no necesitamos en nuestras vidas. En el camino de la vida, nos enfrentamos constantemente ante la necesidad de elegir. Es inevitable. En este sentido, el discernimiento es una operación que concierne a todos, y no sólo a unos cuantos con la finalidad de elegir acertadamente.

Bajo este contexto, el papa Francisco señala que el discernimiento es un “arte”, porque “Es el ejercicio de la inteligencia espiritual con el que aprendemos a ver la realidad de la inteligencia espiritual con una mirada contemplativa para no hacer juicios apresurados y así descubrir en nuestras vidas las huellas de la presencia de Dios".

“El tiempo en el que vivimos nos exige desarrollar una profunda capacidad para discernir… Discernir, de entre todas las voces, cuál es la voz del Señor, cuál es la voz de Él que nos conduce a la Resurrección, a la vida y a la voz que nos libra de caer en la cultura de la muerte”.

En este sentido, Francisco nos hace un llamado a “leer desde dentro” lo que Dios nos pide, para vivir en el amor y ser continuadores de esta visión de amor. El discernimiento espiritual es la brújula que nos permite reconocer la acción del Espíritu Santo en nuestra vida y en nuestras acciones. Necesitamos leer desde dentro lo que el Señor nos pide, para vivir en el amor y ser continuadores de su misión de amor.

Puedes comprar este título de Mario López Barrio, SJ que pertenece a la colección "Societas Librorum" aquí.